10 mitos sobre una tienda online

Uno de los aspectos que más me sorprenden cuando le digo a amigos y familiares que me dedico a gestionar un ecommerce es que tienen preconcebida una imagen muy distinta a la que realmente hay en este sector. Por este motivo hoy quiero desmontar los 10 mitos sobre una tienda online que son muy frecuentes oír a cualquiera que no se dedique profesionalmente a este mundo.

10 mitos sobre un ecommerce

Desmontando estas leyendas urbanas que hay sobre el mundo del ecommerce tan solo quiero mostrar como es el día a día de cualquier profesional que trabaje en esta rama del sector online.

 

Mito 1. Una tienda online es fácil de tener

La realidad es que antes de empezar en la venta online, debes tener muy claro algunos aspectos vitales como la logística, el transporte, o como vas a controlar la actualización del catálogo que piensas ofrecer; además tienes que pensar si posees personal cualificado para asumir estas tareas y determinar la importancia que le vas a otorgar de cara a las interelaciones con el resto de departamentos de la empresa.

Después tienes que ver cual será el diseño de la web más apropiado para tus visitantes online para que sea usable, se pueda navegar desde cualquier dispositivo, el producto se encuentre fácilmente y el proceso de compra sea sencillo.

Puedes ser verdad el tópico de que sea fácil tener una tienda online, pero la realidad muestra que la mayoría de los ecommerces se mueren en el olvido al poco tiempo porque resulta que no venden un chavo.

 

Mito 2. Quien tiene un ecommerce está forrado

Estamos en la época de las starts up, todos se piensan que quien tiene una empresa que se dedica a cualquier tema relaciones con Internet tiene que estar forrado al igual que los creadores de Facebook o Google. Esto sería equivalente a decir que quien tiene un establecimiento dedicado a la alimentación es millonario porque el dueño del Mercadona lo es.

10 mitos sobre las tiendas onlineEn el mundo online pasa como en la vida real, la mayoría son pequeñas o medianas start up donde sus dueños tienen una ilusión inmensa que les compensa el poder llegar a final de mes como pueden. Seguro que en las instalaciones centrales de una multinacional está plagado de coches lujosos, pero lo normal es que los dueños de un ecommerce no tengan un tren de vida tan lujoso (aunque siempre hay algunas excepciones donde pagan auténticas barbaridades por una empresa online)

 

Mito 3. Una tienda online no cuesta nada

Ya vimos en su día como podía ser un presupuesto para una tienda online, como hemos comentado en el primer tópico tan solo con el coste de un dominio y un hosting compartido puedes tener un ecommerce instalando una plataforma opensource como Prestashop o Magento, pero como ya comentamos, para tomarse en serio el negocio online será imprescindible contar con la ayuda de determinados profesionales en la materia (programadores, diseñadores, especialistas SEO-SEM, community manager).

La única realidad de esta leyenda urbana es que un establecimiento online sale más barato que montar una sucursal en cualquier calle céntrica de una ciudad.

 

Mito 4. Vas a vender por todo el mundo

Esta es una frase muy típica que te dicen cuando le comentas a alguien que posees un negocio online, se creen que es barato enviar una mercancía a cualquier país Europeo y encima como trabajes con productos voluminosos ya te digo que no te sale las cuentas con los gastos del transporte. Además tienes que tener en cuenta los hábitos y costumbres del consumidor según el país al que quieras vender para ver si tu producto es vendible en ese territorio; por no hablar de las trabas legales y aduaneras de algunos países asiáticos o africanos.

Otra cosa bien distinta es que seas Zara y tengas almacenes logísticos ubicados por todo el mundo, de esa manera sí que se puede vender fácilmente en el extranjero.

 

Mito 5. La tienda la gestiono desde la playa

Este es uno de los mitos sobre una tienda online que más rabia me da, tal vez hayan modelos de Dropshipping en España que están tan automatizados que requieren poca atención, pero al final se trata de un negocio. Los internautas usan los formularios de contacto para aclarar información sobre los productos, te realizan consultas técnicas que debes controlar, debes tener cierto control sobre el funcionamiento de la tienda, hay tareas del backoffice que se deben realizar con cierta frecuencia, el catálogo debe ser fresco y actualizado, por no hablar de las tareas de merchandising o marketing online que se deben realizar.

la tienda online la puedo gestionar desde la playa Además de todo esto, súmale además si posees un blog complementario al ecommerce, aunque contrates un community manager tendrás que realizar alguna tarea en redes sociales, tendrás que analizar (aunque sea básicamente) todos los datos obtenido por Analytics de tus visitantes, si realizas campañas de Adwords tendrás que configurarlas bien para que sean rentables.

Todo lo anterior suponiendo que haces Dropshipping, si encima tú tienes el control de la mercancía ya estamos hablando de tiempo necesario para empaquetar, controlas el stock, atender las incidencias de devoluciones, y así un largo número de tareas que podría enumerar. Aquí os dejo el enlace a una entrevista de un ecommerce que tuvo que cerrar por no poder atender una dedicación plena a la tienda online.

 

Mito 6. Es muy fácil que te roben los datos

Hasta hace poco, unos de los principales inconvenientes para realizar compras online era la desconfianza que había sobre los medios de pago. Muchos consumidores tenían miedo a poner los datos de su tarjeta en una web por miedo a que algún hacker se obtuviera esa información y empezará a desvalijar sus cuentas corrientes.

Ahora la seguridad de los certificados SSL es más avanzada, los propios navegadores como Mozilla o Chrome te avisan cuando vas a pagar en una web poco segura, hay más métodos de pago como Paypal, los bancos tardan menos en devolverte el dinero si has sufrido un ataque de Phising, y sobretodo el internauta posee más información para detectar si un comercio es un fake o no.

 

Mito 7. No hace falta realizar publicidad.

Aunque solo tengas un blog o una web corporativa, ya habrás comprobado que sino promocionas tu página aunque sea comentado a otros bloggers, participando en foros, posteando en Facebook o Twitter, pocas visitas tendrás. Además si deseas vender online vas a necesitar realizar un buen posicionamiento web para salir en las primeras posiciones en los buscadores cuando busquen algún producto que vendas en tu ecommerce, para ello tendrás que invertir bastante en un buen SEO y/o en adwords.

La parte positiva de todo el dinero que te gastes en publicidad online es que se puede medir mejor y cuantificar el rendimiento de una campaña si lo comparas con la inversión publicitaria en cualquier medio tradicional como la televisión, prensa o radio.

 

Mito 8. Los clientes llegan por si solos

Este mito va muy relacionado con el anterior, muchos empresarios de establecimientos físicos se piensan que teniendo una tienda online le van a empezar a llover los pedidos. Repetiré otra vez lo mismo: “sino eres un referente en tu sector a nivel nacional no te va a buscar nadie por Internet”.

mito 8 los clientes llueven del cielo

Primero tiene que realizar un buen planning para determinar un óptimo diseño en usabilidad del ecommerce combinado con un SEO Onpage perfecto, después conseguir abrirte presencia en los buscadores (mejor dicho en Google) para que lleguen visitantes, y por último si tu producto y el servicio es conforme a las expectativas del consumidor empezarás a recibir pedidos online.

 

Mito 9. Solo te comprarán si eres barato

Este es uno de los mitos sobre una tienda online que más me encantan, todos se creen que comprar por Internet es más barato, pero si dedicas tiempo a comparar precios con algunas tiendas físicas al final resulta que te lo venden al mismo precio o incluso hasta más caro. Vamos a ver, que un ecommerce no es una ONG, siempre podrás encontrar algún descabellado que rompa el precio para captar más clientes pensando que con todo el volumen que le va a entrar se va a forrar, pero la realidad es que ese tipo de estrategias al final acaban mal (desaparece el comercio sin avisar dejando colgado a clientes o resulta que te meten alguna imitación de producto por el medio).

Es cierto que el precio influye en la decisión de compra del internauta, pero ya vimos en la evolución del comercio electrónico en España que hay otros factores igual de importantes como la comodidad o el ahorro de tiempo. En todo negocio, tienes que detectar la tipología de cliente que deseas tener y enfocarte en ese nicho concreto con tus productos y servicios.

 

Mito 10. Pero si esto ya lo vende Amazon

La última quimera, o más bien objeción, es que muchos desisten de empezar en el negocio online porque Amazon o cualquier otro placemarket ya vende su mismo producto. Pues aquí pasa como en la vida, cuando vino el boom de los centros comerciales en las grandes ciudades todos pensaban que acabarían con las tiendas tradicionales, la realidad es que sigo viendo locales de ropa, alimentación, decoración, etc… la clave está en diferenciarse de los grandes con una buena atención al cliente, una sencilla localización de tus productos o dando consejos de auténtico profesional en la materia.

 

Con estos 10 mitos sobre una tienda online solo quería expresar mi punto de vista de cómo es la rutina diaria de este tipo de negocios y proporcionar unas observaciones más racionales sobre estos tópicos que puede tener la gente. ¿Crees que me he olvidado algún otro mito? puedes dejar un comentario y aportar tu opinión o experiencia.

 

10 mitos sobre una tienda online el 27 julio, 2015 Calificado 5.0 de 5

¿Quieres mantenerte al día en el sector del e-commerce?

Suscríbete y conocerás todas las novedades al momento.

También recibirás GRATUITAMENTE tutoriales, plantillas, consejos, recomendaciones, opiniones de expertos y mucho más.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>